in

Vuelta a clases, siempre un tema

Retomar la rutina del ciclo lectivo es algo estresante para toda la familia. Pero…

Es común a comienzos del mes de Febrero, se disparen conversaciones entre muchos padres o tutores en relación a lo fatigoso que les resulta preparar los materiales del colegio y comenzar con la demanda escolar.

¿La vuelta al cole agota más a padres o a niños? Proporcionalmente igual, solo que las preocupaciones son diferentes.

Nuestros niños, desde inicial a universitario, entran en un proceso de ansiedad notoria ante tanto suceso por conocer a sus docentes, nuevos compañeros,  espacio físico, aula nueva y compañero de banco.

Con tanta “primicia” para nuestros hijos, se produce un estado de euforia que va creciendo hasta llegar el gran día, por ende es muy importante el acompañarlos en ese proceso, conversar mucho y escuchar más en función de esas novedades que tienen para compartir con nosotros, es una buena alternativa para calmar ansiedades.

Recordemos que la rutina nos ordena y todos actuamos de manera más “tranquila” ante lo predecible, lo conocido. En este nuevo comienzo donde todo está por  descubrir, lo mejor es acompañar y escuchar a nuestros hijos en sus gustos y miedos ante este escenario de comienzos.

Para empatizar en relación a este suceso, les proponemos una reflexión,

Dentro del mundo adulto ¿Cómo te sentirías cambiando de trabajo año tras año? Escuchemos nuestra respuesta más genuina y nos preparemos para acompañarnos mutuamente. Seguramente todos, ante los nuevos comienzos nos encontrara más ansiosos.

En igual medida, padres o tutores se sienten inquietos ante las nuevas exigencias del comienzo de año, conocer a los docentes, asistir a las reuniones del comienzo de clases, si es posible anotar a nuestros pequeños en actividades extra escolares, ficha médica, llegar con el listado de materiales y pedidos extras al primer día.

Ante esta realidad, más allá de las  posibilidades económicas, ¿el llegar con todo al primer día es una meta de auto-exigencia?, la invitación a la reflexión es ¿para cumplir con quién?

En base a su respuesta, podrán organizar sus tiempos, gestionando prioridades y otorgándole un orden a tanta tarea entre urgente e importante.

Si contamos con la dicha de poder volver a clases, acompañemos a nuestros hijos en la hermosa posibilidad de la educación.

Más allá del cansancio de lo novedoso y la vorágine de los primeros días, apelemos a nuestra organización, vamos con calma pero a paso firme y por sobre todas las cosas disfrutando del proceso.

Viviéndolo en la medida de lo posible, sin suspiros, quejas y otras misceláneas que repercuten en los oídos de pequeños y grandes.  La posibilidad de educación vuelve libre a todas las personas! Celebremos este nuevo ciclo.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Written by Diego Luna

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comments

Logan en The last of us?

La verdadera cuarentena